Categorías
Ciclo Menstrual

¿Por qué me duele la regla? ¿Es normal?

Introducción

Este artículo está basado en el episodio #13 de Ancestral Podcast donde Iñaki Medina Majuelo, Fisioterapeuta y Osteópata especializado en PNI, nos explica de forma detallada los procesos que pueden estar detrás del dolor de regla. Principalmente responderemos a la pregunta: ¿por qué me duele la regla?

Él nos explica por qué no debemos de normalizar el dolor menstrual (dismenorrea primaria) ya que éste no es fisiológico. Nos cuenta cómo debería ser un ciclo menstrual fisiológico y lo que puede estar pasando cuando existe dolor de regla. Si eres mujer y tienes dolor menstrual no te puedes perder este episodio.

Te recordamos que en el artículo anterior hablamos de la fisiología del ciclo menstrual para que puedas entenderlo mejor, además, tienes el episodio #12 del podcast para escucharlo si lo prefieres.

¿Quién es Iñaki Medina Majuelo?

Como ya comenté, Iñaki es fisioterapeuta, osteópata y experto en PNI. Está especializado en dolores menstruales y desordenes hormonales en la mujer.

Podéis encontrar más información sobre Iñaki y su trabajo en la web www.medinamajelo.com, en su Instagram @imedinamajuelo o en el de su centro de osteopatía @medinamajuelo.

Detectamos en nuestras consultas muchas mujeres con dolores menstruales, independientemente de que uno de los objetivos de la mujer pueda ser tener hijos, deberíamos tener en cuenta tener un ciclo menstrual óptimo no sólo para conseguir este objetivo sino porque resulta un signo vital, dice mucho de la salud de base de la mujer. Tener un ciclo sano, es tener salud.

¿Por qué deberíamos darle importancia a tener un ciclo menstrual sano?

El ciclo menstrual de la mujer nos habla de cómo es la salud de base de esa mujer, si es un ciclo menstrual con más o menos síntomas premenstruales, en ovulación y/o durante la menstruación…puede indicarnos que hay problemas que debemos tener en cuenta y atender.

Las mujeres que tienen problemas y síntomas con su ciclo menstrual y que llegan a nuestras consultas, normalmente vienen ya con síntomas importantes, hablamos incluso de padecer reflejos vaso-vagales, como vómitos y dolores muy invalidantes o de síntomas premenstruales muy acentuados: retención de líquidos, cambios de humor, sensibilidad mamaria, dolor de cabeza, mucho apetito, aparición de acné, diarrea, estreñimiento, labilidad emocional, irritabilidad, cansancio. malestar…esto limita mucho el llevar una vida normal. Y es muy importante valorar si el ciclo se está dando de una manera adecuada y prestar atención a las anormalidades. Que la regla sea dolorosa, es algo que en la sociedad de hoy en día se ha normalizado, y que sea algo que se presente de forma común no quiere decir que deba ser considerado como normal. Si hay síntomas, no es normal y hay que revisarlo para poder mejorarlo.

Por esta normalización de este dolor, las mujeres no suelen “pedir ayuda” para valorar lo que está pasando y poder mejorar su sintomatología.

¿Cómo debería de ser un ciclo menstrual fisiológico?

  • En cuanto a la menstruación, debería ser un proceso que sea congestivo, pero no doloroso.
  • La duración del ciclo debería entrar entre un rango aproximado de 26-34 días.
  • Sin síntomas durante la ovulación ni durante el periodo premenstrual.
  • El sangrado al principio de color rojo vivo que se vaya oscureciendo un poquito a lo largo de los días.
  • Puede aparecer durante el sangrado algún coágulo pequeñito pero no presencia de coágulos grandes.
  • La cantidad de sangrado, debería ser los primeros días con más cantidad de sangrado pero sin ser excesivamente abundante, y que vaya disminuyendo en cantidad a lo largo de los días. En total, la duración del sangrado debería de ser entre 3 y 7 días más o menos.

*recuerdo de nuevo que para más información sobre cómo debería de ser un ciclo menstrual fisiológico podéis revisar el artículo “Entiende tu ciclo menstrual” y el EPISODIO #12 de Ancestral Podcast, allí explicamos cómo funciona el ciclo menstrual femenino y todas las características que debe de tener un ciclo sano.

Vamos ahora al meollo de la cuestión…¿La regla debe doler?

Para nada, como hemos mencionado previamente, la regla debería de ser un proceso congestivo, pero para nada doloroso. Podría haber una ligera molestia, pero nada que resulte invalidante.

Si hay un ciclo menstrual doloroso y además que puedan aparecer coágulos, nos indica que puede haber una mala gestión de los procesos inflamatorios.

Pero, ¿Qué tiene que ver la inflamación con la menstruación?

Cuando se da la menstruación, lo que está pasando es que se produce una inflamación derivada de la descamación del endometrio de la mujer, esto es una hemorragia, es decir, hay una herida que debe gestionarse y resolverse de la manera adecuada y esto es algo muy importante, porque siempre hemos visto la inflamación como algo negativo pero en realidad, la inflamación no es un proceso lesivo sino que se trata de un proceso de resolución de tejidos, por lo tanto es muy importante que este proceso se dé de forma óptima de tal manera que ese tejido endometrial, que se va a regenerar de nuevo, tenga unas propiedades adecuadas. Si cortamos este proceso, lo que puede pasar es que no se va a dar la inflamación de manera adecuada y, por lo tanto, no se va a generar un tejido endometrial con buenas propiedades, sino que se va a generar un tejido fibrótico que al volver a descamarse puede doler, de manera que este proceso puede ser como el gato que se muerde la cola.

«El objetivo de la inflamación es hacer una buena reparación de los tejidos.»

Si me duele la regla y tomo antiinflamatorio, ¿Qué pasa?

Cuando se toman antiinflamatorios cuando hay dolor, para disminuir ese dolor, lo que en realidad pasa con éstos es que PARAN este proceso inflamatorio y esto presenta sus inconvenientes. Durante la inflamación se generan unas moléculas llamadas prostaglandinas que son las que producen una vasodilatación y que cuando llegan a un pico máximo, disminuyen de manera brusca y dan paso a la liberación de otras moléculas que se llaman lipoxinas y estas son las moléculas que ayudan a resolver esta inflamación. Esto va a permitir que el tejido endometrial se regenere/repare de forma apropiado, no generando tejido fibrótico que no tenga las propiedades elásticas adecuadas que provoque el descamado del endometrio posterior sea doloroso.

Cuando se toman antiinflamatorios, estas prostaglandinas no se generan en una cantidad adecuada para que lleguen a ese pico máximo, no se da, por tanto, el pico inflamatorio, y como consecuencia, no se llegan a liberar esas otras moléculas clave, las lipoxinas, que vienen a reparar y regenerar el tejido endometrial de forma óptima.

«La toma de antiinflamatorios no resuelve la inflamación, sino que, hace que la inflamación se pare y que el tejido endometrial no se repare adecuadamente.«

¿Qué deberíamos hacer entonces, si tomar antiinflamatorio no es la solución?

Probar a tomar algún analgésico que no pare el proceso inflamatorio como lo hacen los antiinflamatorios. Aunque en realidad, deberíamos influir en la modulación de esta respuesta inflamatoria para que se dé de manera adecuada indagando qué puede estar pasando para que no haya una buena gestión de este proceso inflamatorio.

Se debe de tener en cuenta si existe de base una inflamación de bajo grado que pueda estar generando que el vaso se llene y se desborde, es decir, que la capacidad de resolver la inflamación se vea desbordada por la existencia de otras inflamaciones silentes en el organismo, y todo junto, sumado hace que cueste gestionarlo. Podemos tener una inflamación de bajo grado, por ejemplo, derivada de problemas digestivos, de una posible existencia de patógenos, de falta de descanso y/o de horas de sueño, de horarios de trabajo a turnos (descuido de los biorritmos), de una alimentación inflamatoria, de una mala gestión del estrés, de ansiedad, del sobrepeso u obesidad, del sedentarismo…o de varios factores juntos.

¿Cómo podemos mejorar la gestión de los procesos inflamatorios?

Deberíamos revisar varias áreas de nuestra vida, relacionadas con nuestro estilo de vida:

  • ¿Cómo es nuestro descanso?
  • ¿Tenemos una vida sedentaria o más bien activa?
  • ¿Hago ejercicio? ¿Qué tipo de ejercicio?
  • ¿Estoy sometida a estrés? ¿Cómo gestiono ese estrés?
  • ¿Cómo es mi alimentación? ¿Incluyo en mi alimentación alimentos inflamatorios?
  • ¿Incluyo alimentos clave con nutrientes que ayudan es estos procesos?
  • ¿Hago muchas comidas al día?

¿Qué tengo que tener en cuenta para mejorar mi resolución de la inflamación

ALIMENTACIÓN

Sobre todo, existen dos nutrientes clave que son muy importantes, en concreto son dos ácidos grasos que debemos incluir en nuestra alimentación de forma frecuente. Y estos ácidos grasos, ¿dónde los encontramos?:

  • Ácido araquidónico (AA), que es un tipo de omega 6: mayoritariamente en la carne de pasto y huevos.
  • Ácidos grasos omega 3 (W-3), EPA Y DHA: pescado, sobre todo en el pescado azul (boquerones, sardinas, anchoas, caballa, salmón, atún…) priorizando el pescado azul pequeño y en otro tipo de productos del mar.

Por otro lado, es muy importante evitar los alimentos que nos inflaman y que hoy en día solemos consumir en exceso:

  • Todo tipo de alimentos procesados, harinas refinadas y azúcares, también el alcohol
  • Y en algunas personas hay que revisar ciertos alimentos que puedan generarles un contexto inflamatorio como son: cereales en general, lácteos y legumbres.

Otro aspecto a destacar que tiene que ver con “la alimentación” es dejar descanso digestivo, ya que cuando el organismo está ocupado con la digestión no está en plenas facultades para reparar. No puede haber una buena reparación cuando hay digestión.

¿Qué más aspectos de mi estilo de vida debo considerar?

ESTILO DE VIDA: EJERCICIO FÍSICO, ESTRÉS, SOBREPESO

En cuanto al ejercicio, es interesante en la mujer, incluir ejercicio en general, pero sin olvidar el ejercicio de fuerza en particular, al menos 2 sesiones a la semana, el músculo libera mioquinas que son moléculas antiinflamatorias, esto puede ayudar mucho a resolver la inflamación. Evita el sedentarismo.

Si estamos sometidas a estrés continuado de forma crónica, estaremos con exceso de activación del SNS, estamos en lucha o huida, en alerta constante, muchos procesos del organismo (digestivos, de reparación…incluso de reproducción) pueden verse alterados. Debemos identificar esas fuentes de estrés y atenderlas.

En caso de sobrepeso u obesidad, es conveniente que valores tomar las riendas y bajar de peso. Una buena alimentación antiinflamatoria con ejercicio físico es el combo perfecto.

Si te apetece saber aún más y complementar con mucha más información, puedes ir a escuchar el episodio relacionado con este artículo en ANCESTRAL PODCAST.

Audio del programa (Episodio 13 Ancestral Podcast)

Suscríbete a «Ancestral Podcast»

Si te ha gustado, gracias por compartirlo en tus redes sociales, nos ayudas a darle visibilidad y a seguir creciendo.

El podcast está disponible en las aplicaciones de AnchorSpotifyiVooxGoogle Podcast, Amazon Music y en la mayoría de reproductores de podcast.

RSS

EPISODIO EN YOUTUBE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *